¿Existen razones para que sigamos la moda?

Para aquellos que suelen criticar las modas, señalan que responden a un proceso sencillo donde «ellos lo crean y nosotros nos lo ponemos». Lo que sí queda bastante claro es que el motivo por el que seguimos las tendencias que están de moda no se trata de algo sencillo ni prescindible para el ser humano.

Todo influye en todo, siendo esta la premisa fundamental manejada por la psicología social, esta es una de las ramas más empíricas con las que cuenta la psicología y se encarga de investigar y explicar la manera en la que nos comportamos las personas dentro de los contextos sociales.

Y es que somos seres sociales y a ello se debe la presencia de otros que nos influye de manera tan directa y tan potente. y esta se trata de una presencia que nos influye incluso cuando no se encuentran presentes, y ello se debe a que su influencia es tan constante que se llega a interiorizar. 

Un ejemplo de la presencia interiorizada de lo social viene a ser el respeto de las normas sociales como no tirar papeles en la calle, no robar o no colarnos en el metro aún cuando se tenga la certeza de que nadie nos observa en ese preciso instante.

Las normas sociales vienen a ser un claro ejemplo de que no sólo modificamos nuestras conductas cuando otros se escudriñan presencialmente, sino también cuando se interioriza el concepto de ‘el otro’ como una constante vital.

Afianzados en este nivel de análisis, las modas se muestran como un tipo de norma social, y además vienen a ser uno de los fenómenos más ilustrativos del nivel de influencia que lo social ejerce sobre nosotros. 

Las tendencias marcadas por otros impactan nuestro día a día y además explican diversas de nuestras decisiones, conductas y actitudes. No se trata de que seamos unos borregos y sigamos modas aleatorias pues hemos hecho nuestro propio criterio aunque sea bastante flexible y muy permeable a esa influencia que ejerce nuestro contexto social. Seguirle el paso a una moda quizás no nos convierta en estúpidos, tan solo se trata de una consecuencia de todos esos procesos que se han puesto en marcha tan solo por el hecho de que somos seres sociales. 

Esta influencia mutua se da ya que nacemos configurados para que la opinión que los demás tienen sobre nosotros nos importe y además para que su influencia llegue hasta nosotros.

Cuando se sigue una moda, ello obedece al Principio de Conformidad, este viene a ser un principio básico con el que se explica gran cantidad de nuestras conductas dentro de la sociedad y esta basada en el hecho de que todo el mundo prefiere ser ‘bien’ percibido dentro de los contextos sociales, antes de ser ‘mal’ percibido.

Incluso si a alguien no le importan tanto los demás, este preferirá que lo consideren positivamente antes de ser considerado de manera negativa. Esto resulta sumamente básico, y además muy obvio, y es por tal razón que nos cuesta horrores llevarle la contraria a las mayorías, sobre todo si se trata de asuntos triviales que no afectan ni a nuestra ideología ni a nuestros principios éticos.