La calle debe volverse a llenar de sonrisas asegura Rosa Oriol

Y quien no sabe que Tous siempre ha brindado una mano amiga a quienes así lo requieren dentro de la sociedad. En tal sentido y bajo el lema: La sonrisa tiene que volver a la calle, Tous se dedicó a brindar su grano de amor. De manos de una de las parejas más renombrada en España y a nivel mundial, Salvador y Rosa Oriol, que también es conocida como Rosa Tous madre, hicieron gala como protagonistas de un gran momento gran cantidad de personas como lo han hecho en otras oportunidades, brindando una deliciosa sonrisa de chocolate por medio de una brocheta a una 35.000 personas en la ciudad de Madrid, las mismas estaban acompañadas de la firma de Christian Escribà, el afamado pastelero catalán.

Y es que para ello no hay otra razón que llevar un poco de sonrisa al alma, pues no hace daño. Una sonrisa tiene la capacidad de derribar límites y es por ello que a España debería volver esa contagiosa sonrisa que existió en otros momentos. Los españoles deben retomar las buenas costumbres, ese calor de familia que tanto anhelamos, el amor, y sobre todo ese sentido de bondad que los ha caracterizado siempre.

No debemos dar por sentado que la sonrisa se trata de cosa del pasado, afirma Salvador empleando como estandarte su oso para las cosas buenas de la vida. La idea primordial es recuperar todos esos momentos que han sido agradables y en donde se ha demostrado el cariño por otros, como una forma de reintegrar todo lo que nos ha regalado la vida durante todo este tiempo.

El gran secreto de la familia

Cuando hablamos de trabajo, solemos pensar que ese es el camino hacia la felicidad, pero en realidad estamos equivocados, pues lo es la familia ya que ella es quien lo sostiene todo, incluso si se trata de una gran familia de empresarios comprometidos con la sociedad, con sus valores, con esa visión de futuro que tuvieron desde el mismo momento en que se inicio esta gran idea de desarrollar a Tous con la idea de que llegara a cada uno de los hogares de España, para no quedarse allí, sino ir más allá a cada rincón del mundo y llenarlo de suficiente carácter a fin de poder desarrollar sus grandes ideas.

Es alentador que se mantengan aún los valores

Sabiendo que en nuestros días la velocidad con la que vivimos nos ha hecho dejar a un lado una serie de situaciones y comportamientos, es posible también que los niños hayan dejado de percibir lo más importante de la vida, y ello incluye cosas tan elementales como darle valor a lo que nos rodea, aquella cultura en donde el esfuerzo y la dedicación era vista como una gratificación se ha ido desvaneciendo. Entenderlo quizás es sencillo ya que en la actualidad no trabajamos hasta las seis, sino tres horas más o lo que requiera lo que hacemos, exigiendo un esfuerzo extraordinario siempre más allá, con la convicción de que todo puede ser mejor cada vez. Esta es la manera en la que Salvador le ha dado valor a su trabajo y dedicación.