La moda actual: el diseño con un renovado lenguaje

Todo tiene un inicio y un final, pero la moda es algo que va evolucionando con los tiempos, así que ya no se hace necesario que le hagas una oración a San Alejo al momento de elegir un outfit adecuado para un evento. 

Año tras año, dicho emporio se convierte en el más ostentoso en todos los ámbitos y esto incluye los gastos de materiales que emplean, donde al menos la confección de cinco camisas de puro algodón podría implicar el uso de unos trece mil litros agua, involucrando desde el cultivo hasta el proceso de teñido de dicha prenda. 

Por estas razones, personas más sensibles en dicho rubro han desarrollado una visión más conservadora haciendo destacarse diversas plataformas en donde se puede alquilar lo que se desee en cuanto a ropa, con lo que además se tiene la posibilidad de producir prendas con telas que se conservan sin arrugas, en las que los olores no se concentran ni son generados, las manchas no se instalan y sus hilaturas son producto del reciclado. 

¿De qué se trata esta nueva tendencia en moda sostenible?

Cabe destacar de primer plano, que no se trata de una moda que resulta costosa como se suele pensar. Pero tampoco es una cosa de los conocidos hippies. Tratemos un momento de detenernos a pensar en el deterioro que ha tenido origen en la conocida moda pronta, con la que la producción y fabricación se hace de manera acelerada, por lo que ocupa un segundo lugar después de la petrolera como una de las más contaminantes tanto para la salud, como para el medio ambiente. 

Tomar conciencia para iniciar de nuevo

Cuando se toma conciencia de que la moda pronta nunca podría ser sostenible, es cuando nos encontramos llamados a modificar nuestra manera de consumir, así como de producir, y con ello abrirnos paso hacia una sociedad con una nueva manera de percibir la moda, abierta a diversos cambios que además involucran a las leyes. 

Se tiene el conocimiento de que al menos un veinte por ciento de los vertidos tóxicos a nivel mundial provienen de la industria textil, y con ello que la descomposición de sus productos por ejemplo el poliéster, demora al menos unos doscientos años. A lo que se le adiciona que un veinticuatro por ciento de insecticidas que se emplean en el mundo van directo a la producción de algodón. 

No obstante y conociendo el valor de todas estas cifras sobre el ambiente, las prendas que finalmente se producen solo van terminar a algún vertedero, lo que convierte a la sostenibilidad en un pilar más firme para quedarse como un nuevo lenguaje textil. 

Moda y contaminación

La posibilidad de usar prendas elaboradas por la industria de la moda se ha visto disminuida en comparación con el hecho productivo. Y es que en las últimas décadas las empresas que componen el ramo textil se han dado a la tarea de emplear fibras cuya base es el plástico y como resultado final solo se alcanza la contaminación. En vista de tal situación, solo se vuelve de vital importancia una toma de conciencia en cuanto al uso de productos sostenibles y que conlleven al menor impacto ambiental y humano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *