La moda sostenible, un renovado lenguaje del diseño

El emporio de la moda siempre ha sido una industria que ha implicado gastos alarmantes incluso si contarán con una tarifa plana de luz y gas. Y es que los datos que se han recopilado tras años de trabajo nos muestran que al menos para la confección de 5 camisas de algodón se emplean unos 13 mil litros de agua desde el cultivo, proceso en sí y teñido de la prenda. 

Una nueva visión de la moda se ha asomado afortunadamente en los últimos años, donde se destacan múltiples plataformas en las que se puede alquilar la ropa, cuya tecnología nos ofrece tejidos que no se arrugan, no concentran ni generan olores, además no se manchan, y cuyas hilaturas son recicladas. 

¿Es cosa de hippies la moda sostenible? 

En realidad ni es costosa como se suele pensar, y tampoco se trata de cosas de hippies. Detengamos os a pensar en el deterioro en diversos ámbitos que ha dado origen la moda denominada “pronta” cuya producción y fabricación ha sido realizada de forma rápida. Se conoce que dicha industria después de la petrolera, resulta la más contaminantes a nivel mundial tanto para la salud como para el entorno, y que a este sector se le conoce como “emergencia medioambiental”. 

Repensar el sistema y tomar conciencia 

Teniendo en cuenta que la moda pronta nunca podrá funcionar como sostenible, por lo que resulta el momento adecuado para cambiar la manera de consumir y de producir, lo que encamina a la sociedad a modificar su forma de percibir la moda y apertura cambios incluso a nivel legislativo. 

Datos alarmantes se asoman como por ejemplo que el 20% de vertidos tóxicos son resultantes de la industria textil, o bien, que la descomposición de las fibras hechas a partir del poliester  tardan en descomponerse alrededor de 200 años o, que el 24% de los insecticidas empleados en el mundo son destinados para la producción de algodón. 

Y todas estas cifras se conjugan para que finalmente la prenda producida termine en un vertedero, haciendo que la sostenibilidad tenga pilares más fuertes para quedarse a través de un nuevo lenguaje textil. 

Las prendas actuales son contaminantes

La producción de las empresas que fabrican prendas se ha visto multiplicada al doble en las últimas décadas aunque la posibilidad de emplear dicha piezas ha disminuido. Resulta importante acotar que las empresas del ramo textil cuentan con una producción de fibras realizadas  en plástico cuyo resultado final es la contaminación. 

Pero en medio de todas estas cifras desalentadora, es de vital importancia l toma de conciencia, y emprender un trabajo con miras a conseguir productos sostenibles con un impacto positivo a final de sus vidas, y un ejemplo de ello podría ser en abono. 

Volver la cara al pasado 

Sabemos que las antiguas generaciones lo hacían de la mejor manera, con tejidos de calidad que no impactarán la naturaleza, por lo que la a tal apuesta es con una visión de armario donde haya un reducido número de prendas, pero de calidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *